Inicio
d d d
Mamás ¡comer debe ser divertido!
21 de Abril de 2014
Una de las principales preocupaciones de las mamás es la inapetencia de sus hijos frente a algunos alimentos como las frutas y las verduras, o hacia la comida en general, y si bien esto es común en muchos niños, no debe tomarse como algo normal.


No es fácil que ellos aprendan a ver la comida como un placer y no como una obligación, sin embargo, es importante que los padres conozcan qué deben comer los infantes y cómo pueden motivarlos para que coman saludablemente.

Para ayudar a los padres con este tema, la Cooperativa Consumo entrevistó a Gloria Patricia Echevery Ochoa, nutricionista de Salud En Casa de la EPS Sura.


1. ¿Qué alimentos deben consumir niños y niñas en la etapa de crecimiento?


Gloria Patricia Echevery Ochoa: los niños en etapa de crecimiento requieren más que de un alimento específico, se trata de darles una alimentación balanceada y equilibrada con un adecuado consumo de vitaminas, minerales y proteínas, además de un aporte energético; lo cual implica el consumo de frutas, verduras, lácteos, carnes, harinas, grasas, azucares, agua, entre otros, para que así logren un desarrollo óptimo.


2. ¿Qué hacer cuándo los niños no consumen ni frutas ni verduras?

G.P.E.O: buscar alternativas a través de las preparaciones, como: combinar texturas, colores, sabores e incluir un solo alimento nuevo a la vez, buscando que cada vez más los niños o niñas, tengan alimentos preferidos; además, los padres o cuidadores también pueden usar el juego para invitarlos a que preparen juntos divertidas recetas. Lo más importante es que el consumo de los alimentos en familia se vuelva habitual, que siempre haya tiempo para disfrutar cada comida, ya que los infantes se sienten apoyados y motivados por sus papás o hermanos.


3. ¿Cuáles son los hábitos de vida saludable que se deben motivar en los niños?

G.P.E.O: varios, entre ellos: inculcar el hábito del ejercicio, una alimentación balanceada y en las porciones adecuadas, buen consumo de agua, y de parte de los padres se debe procurar controlar la ingesta de mecatos y de dulces en exceso.